miércoles, 22 de marzo de 2017

SALSA DE PIMIENTOS ESCALIVADOS



Porque no todo va a ser salsa de tomate, aquí os presento una sencilla pero exquisita salsa de pimientos escalivados.

Para los que no estáis familiarizados con la palabra escalivar (manera típica de cocinar las verduras en la cuenca mediterránea) significa asar al rescoldo del fuego, si no tenemos chimenea o brasas, pues asamos a la parrilla o en el horno a fuego bastante bajo para que las verduras vayan soltando su azúcar y se caramelicen.



El sabor suave y dulce de esta salsa de pimientos combina de maravilla con carnes y pescados e incluso verduras. Tanto podéis usarla en caliente para acompañar un merluza o darle un toque especial a una simple pechuga de pollo, como en frío para aliñar una ensalada, dippear unas barritas de hortalizas o de guarnición.

La preparación no tiene secretos, se asan en el horno a fuego lento unos pimientos y unas cebollas troceadas junto con un chorrito de aceite de oliva (pensad que la receta dura varios días) y un poco de sal.

Yo he usado mi freidora sin aceite Cecofry, la he programado en intervalos de 20 minutos para vigilar que no se me quemaran las verduras y en unos 50 minutos las verduras estaban perfectamente escalivadas: dulces y tiernas.




Trituramos la salsa hasta obtener la textura deseada (a mi me gusta muy fina) si queremos realzar la salsa podemos añadir un chorrito de vinagre, ojo, no demasiado, lo suficiente para levantar su sabor.




Y ya la tenemos lista para degustar:  fría o caliente, de guarnición, para guisar, como topping de una ensalada o para una picoteo entretenido mojando palitos de zanahoria o surimi en ella, ah! si la untáis en una tostada y le ponéis atún por encima, está de pecado mortal.







***

miércoles, 19 de octubre de 2016

ALBÓNDIGAS EXPRESS




¿Sabes esos días en que no tienes ganas de cocinar pero no te apetece una ensalada?

Coges carne picada de ternera y haces pequeñas bolitas (no ponemos huevo ni nada, recuerda que no tenemos ganas de cocinar).



Las pones en una placa de horno -yo en mi cecofry- y añades un bote de tomate casero (receta salsa de tomate casera aquí) (receta de salsa de tomate mediterránea aquí) o una lata de tomate triturado al natural comprada en el súper (mira que no lleve azúcar en su composición).



Y ala, que se cocine, cuando esté hecho lo emplatas y si quieres, dices que llevas horas en la cocina ;-)



***

jueves, 13 de octubre de 2016

AVENA NOCTURNA (SALVADO DE) - OVERNIGHT OATS






Desde hace un tiempo estoy desayunando Avena nocturna hecha con salvado.

La preparación es facilísima, por cierto se llama así porque es un desayuno que se prepara por la noche y está listo para degustar a la mañana siguiente.

Solamente lleva yogur desnatado y dos cucharadas de salvado de avena, lo curioso es que cuando el salvado de avena reposa con el yogur, libera su gelatina y le da una consistencia cremosa y espesa al yogur que parece que te estés comiendo un yogur griego extra de nata, además sacia un montón y mantiene a raya el apetito.

¡Ojalá lo probéis!

Mirad que fácil:

Mezclamos dos yogures con dos cucharadas de salvado de avena (yo le añado edulcorante).




Una vez mezclado lo pasamos a un recipiente con tapa




Cerramos la tapa y a la nevera



Lo de la tapa es ideal porque así el yogur no coge los sabores ni los olores de los otros alimentos que tengáis en la nevera, además cuando lo sacas a la mañana siguiente puedes tal cual echarlo al bolso y comerlo en la oficina.

A lo que voy, cuando lo abráis se habrá obrado el milagro, tendréis un delicioso yogur cremoso con trocitos blanditos de salvado de avena.

Para decorar y acompañar le añado unas bayas de goyi que le aportan un toque crujiente y dulce; las bayas las podéis dejar reposar también durante toda la noche, pero yo prefiero que no se hidraten y le aporten el toque crunchi.

P.S No hace falta que lo dejéis toda la noche en la nevera, pero si un mínimo de tres horas para dar tiempo a que la avena actúe.


***

sábado, 8 de octubre de 2016

AROS DE PIMIENTOS RELLENOS DE CARNE

Os traigo una receta fácil, resultona y sin manchar, de esas que me gustan a mi.

Y es que estos Aros de pimientos rellenos de carne no tienen ninguna complicación, están muy buenos y son muy agradables a la vista.






Solo necesitamos un pimiento, carne de ternera picada y un huevo.



Hacemos rodajas con el pimiento y lo rellenamos con la carne de ternera salpimentada, a la que hemos añadido un huevo (también podéis poner unas gotas de tabasco).




Metemos las rodajas en el horno a 180º hasta que la carne esté hecha (unos 15 minutos), lo mejor es que no es necesario darles la vuelta.

Yo lo he cocinado en mi Cecofry durante 20 minutos y cuando lo he emplatado le he añadido unas hojas de orégano seco.

El resultado es estupendo: el huevo cuaja la carne y los jugos del pimiento la impregnan, queda realmente bueno,

Podéis comerlo frío o caliente, así que también es ideal para un día de picnic (eso sí, no aliñéis la ensalada hasta llegar al sitio).



Bon appétit.



sábado, 9 de julio de 2016

TRUCO: CÓMO OSCURECER UNA SALSA





Os quiero enseñar un truco que he usado desde siempre para oscurecer las salsas, caldos o jugos.


Una salsa oscura suele ser mucho más apetitosa a la vista ya que recuerda a un concentrado de carne de esos que llevan horas y horas reduciendo a fuego lento.


Por otro lado, si trituramos o pasamos por el chino una salsa que tenga mucha cebolla o zanahoria,  el resultado suele ser de un color parduzco o anaranjado más semejante a la papilla de un bebé que a un plato de restaurante.


El truco es facilísimo, simplemente hay que añadir café soluble hasta que obtengamos el color deseado, no os preocupéis por el sabor, no se nota, si acaso potencia el sabor de la salsa pero en absoluto sabe a café.


Yo pongo café descafeinado porque así puede tomar la salsa cualquier miembro de la familia.


Para mostraros el truco, he usado un jugo sencillo y suave de huesos de pollo, cebolla y verduras que he dejado reducir, he colado y he oscurecido. 




¿A que oscurito resulta mucho más apetecible?





miércoles, 8 de junio de 2016

SALSA DE POLLO - CONCENTRADO DE POLLO - EXTRACTO



Si os acordáis el otro día hice un delicioso pollo asado (podéis ver la receta aquí), y aunque os dije que ni se os ocurriera probar la salsa tan rica y tan deliciosa que queda en la bandeja tras asar el pollo ya que está repleta de grasas, también os dije que no la tirarais, ya que si la desgrasamos puede ser totalmente apta para la dieta.

Es proceso es muy fácil, solo se trata de recoger en un tupper el liquido resultante del asado de pollo.




Como todos sabemos, el aceite flota en el agua debido a que tiene menos densidad que esta, así que gracias a esta reacción molecular, las grasas del asado se concentrarán en la superficie del recipiente.


Tapamos el recipiente y lo dejamos en la nevera toda la noche.





Al día siguiente, simplemente tendremos que retirar la capa de grasa que habrá solidificado y ya tendremos un delicioso concentrado de pollo, con todo el sabor de un rico asado pero sin grasa.






Este concentrado podemos utilizarlo para salsear una triste pechuga a la plancha y levantar su sabor de inmediato, para realzar una salsa o para animar un consomé, incluso mezclado con vinagre puede ser un aliño perfecto para una ensalada de pollo.  ¡Podéis usarlo donde se os ocurra!





Truco importante: cuando recojáis la salsa, si el pollo se os ha chamuscado un poco durante la cocción y quedan restos de asado adheridos al fondo de la bandeja o de la olla, no los raspéis para recuperarlos y añadirlos a la salsa, ya que el resultado final de la salsa será bastante amargo.


¡Contadme donde se os ocurre poner está rica salsa!


***

domingo, 29 de mayo de 2016

POLLO ASADO A L'AST



Los Domingos perezosos no están hechos para cocinar, así que hoy os traigo una receta para toda la familia: un delicioso pollo a l'ast, fácil y rápido, una comida nada ambiciosa pero con un sabor exquisito y muy de fin de semana.

Yo lo hago en mi olla GM, añado un poco de agua a la olla y coloco el pollo salpimentado encima de la rejilla, podéis añadirle las hierbas que queráis -mis favoritas son las hierbas provenzales y/o el romero-. Ahora solo hace falta programar la olla, yo lo cocino en menú horno  a 130º durante 90 minutos, pero si tenéis más tiempo bajad la temperatura y ponedlo a 110º durante 120 minutos, os quedará más jugoso.





Si lo hacéis en horno convencional, programáis calor arriba y abajo y lo horneáis a 180º durante 90 minutos.


Los de la Dukan: no os comáis la piel del pollo ni la punta de las alas y por supuesto la grasita tan rica que ha quedado en la olla o en la bandeja, ni mirarla, pero si no se la come nadie no la tiréis que otro día os enseño que hacer con ella.

Actualización: Aquí podéis ver que hacer con ella. http://eldiariodemidietadukan.blogspot.com.es/2016/06/salsa-de-pollo-concentrado-de-pollo.html


Truco: Si compráis un pollo alimentado con cereales en vez de con pienso, lo notareis en el sabor y la jugosidad de la carne (El en Bon Area se comercializa bajo el nombre de pollo Chef).


Una vez en la mesa solo os queda preguntar ¿muslo o pechuga?




***