miércoles, 26 de abril de 2017

ALCACHOFAS ASADAS (MICROONDAS)




No suelo cocinar en microondas y es que aparte de para descongelar y calentar, la cocina en microondas no suele ser lo habitual en la mayoría de las casas, la textura de los alimentos no suele ser del gusto de casi nadie (exceptuando algún pescado).

Estas alcachofas son la excepción que confirma la regla: quedan buenísimas cocinadas en el microondas y si no fuera porque no tienen el chamuscadito propio de las brasas, nadie diría que no están cocinadas en ellas o en un horno convencional.

¿Cómo las descubrí? Un día, un buen amigo me invitó a comer a su casa y acompañando a un estupendo salmón,  sirvió unas magnificas alcachofas. Cuando acabé con la mía,  mi buen amigo me preguntó si quería otra, le dije que vale, pensando que ya las tenía hechas y cuando me contestó, de acuerdo, ahora mismo te la preparo le dije, -no, no, ahora poner a precalentar el horno y cocinarlas por 45 minutos es de locos, estaré con las alcachofas mientras todo el mundo está ya con el café. Mi buen amigo con una sonrisa de oreja a oreja me contesto -te las hago en cinco minutos al microondas.
En serio esas alcachofas tan buenas eran al microondas? Pues si, lo eran.

La receta no tiene ningún misterio así que más que receta es un truco ;-)



Quitamos las hojas exteriores  y el tallo de las alcachofas, las lavamos y salpimentamos; si no hacéis dieta, añadid también un buen chorreón de aceite por dentro.




Ponemos las alcachofas en el micro unos ocho minutos (yo lo hago en dos tandas de 5 y 3 minutos y añado tiempo si es necesario).

Y ya están listas.



Suelo servirlas acompañadas de una vinagreta compuesta de aceite acalórico Ordesa, vinagre, tomillo y pimentón, pero como podéis imaginar, esta vinagreta admite tantas variantes como vosotros queráis.

Estas alcachofas se comen con las manos: Deshojamos las hojas, las mojamos en la vinagreta y mordemos la parte blanca, la cercana a la base, cuanto más adentro de la alcachofa lleguemos, más podremos comer.

Es una comida entretenida, así que es ideal para picar mientras vemos una peli, el Sálvame de Luxe o un partido de fútbol.

Tip: Si os gustan los sabores fuertes, puedes espolvorear un poco de ajo en polvo antes de meterlas al micro.

***



viernes, 21 de abril de 2017

TORTILLA DE PUERROS


 

Me declaro fan incondicional de las tortillas: son fáciles de hacer, están buenísimas y existen casi infinitas variedades.

El otro día, mirando Canal Cocina, descubrí que el puerro también se puede comer en tortilla, nunca se me hubiera ocurrido, la verdad, y aunque a simple vista no me resultó una idea muy atractiva, pensé, mira, lo probaré y oye, qué descubrimiento, desde entonces ya he cocinado unas cuantas tortillas de puerros.

La preparación no tiene misterio, como casi todas las tortillas...


Necesitamos un puerro y tres huevos (dos si son grandes)



  • Pelamos y picamos el puerro y lo cocinamos en una sartén pintada con aceite; el fuego tiene que estar muy lento para que caramelice y no se nos queme.




  • Una vez cocinado el puerro, lo mezclamos con el huevo batido y lo cuajamos en una sartén antiadherente.









Tips: La sartén tiene que estar en muy buenas condiciones para poder cuajar la tortilla sin aceite y sin que se nos pegue a la sartén. Casi os diría que os reservarais una sartén expresamente para hacer tortillas.

Cuanto más pequeña sea la sartén, mas gordita y mona os saldrá la tortilla.

¡A disfrutar!

***

jueves, 30 de marzo de 2017

MANOJITOS DE ESPÁRRAGOS TRIGUEROS



Qué plato más absurdo y bueno me ha salido sin ni siquiera planteármelo.

No pensaba ni publicarlo porque no tiene ni receta, pero me ha quedado tan mono que he pensado en hacerle una foto y subirla al blog.

Me encantan los espárragos verdes, que por ciertos son muy saludables, además de diuréticos y depurativos (si los habéis comido, sabéis de que hablo).En temporada suelo comprarlos casi a diario y los cocino al vapor, en tortilla, con revuelto de gambas o a la plancha.

Hoy como no tenía ganas de cocinar los he hecho a la plancha -yo en mi Cooker 8 en 1 función plancha- total, que los he puesto en la plancha con un pelín de sal. Cuando estaban casi hechos he caído en la cuenta que me faltaba la proteína así que he abierto la nevera y me he topado con un paquete de lomo embutido ya fileteado que también he puesto en la plancha (podía haberlo hecho con jamón, pero me apetecía el sabor especiado del lomo).

Una vez cocinados los espárragos y el lomo, he pensado en presentarlo en forma de manojitos y dicho y hecho, le he puesto un poco de pimienta y de pimentón por encima para potenciar el sabor del lomo y mira por donde, me ha salido un plato como de Masterchef ;-)

Me ha sabido a gloria y en cinco minutos, otro día lo pruebo con salmón que también tiene que estar muy rico.

***

miércoles, 22 de marzo de 2017

SALSA DE PIMIENTOS ESCALIVADOS



Porque no todo va a ser salsa de tomate, aquí os presento una sencilla pero exquisita salsa de pimientos escalivados.

Para los que no estáis familiarizados con la palabra escalivar (manera típica de cocinar las verduras en la cuenca mediterránea) significa asar al rescoldo del fuego, si no tenemos chimenea o brasas, pues asamos a la parrilla o en el horno a fuego bastante bajo para que las verduras vayan soltando su azúcar y se caramelicen.



El sabor suave y dulce de esta salsa de pimientos combina de maravilla con carnes y pescados e incluso verduras. Tanto podéis usarla en caliente para acompañar un merluza o darle un toque especial a una simple pechuga de pollo, como en frío para aliñar una ensalada, dippear unas barritas de hortalizas o de guarnición.

La preparación no tiene secretos, se asan en el horno a fuego lento unos pimientos y unas cebollas troceadas junto con un chorrito de aceite de oliva (pensad que la receta dura varios días) y un poco de sal.

Yo he usado mi freidora sin aceite Cecofry, la he programado en intervalos de 20 minutos para vigilar que no se me quemaran las verduras y en unos 50 minutos las verduras estaban perfectamente escalivadas: dulces y tiernas.




Trituramos la salsa hasta obtener la textura deseada (a mi me gusta muy fina) si queremos realzar la salsa podemos añadir un chorrito de vinagre, ojo, no demasiado, lo suficiente para levantar su sabor.




Y ya la tenemos lista para degustar:  fría o caliente, de guarnición, para guisar, como topping de una ensalada o para una picoteo entretenido mojando palitos de zanahoria o surimi en ella, ah! si la untáis en una tostada y le ponéis atún por encima, está de pecado mortal.







***

miércoles, 19 de octubre de 2016

ALBÓNDIGAS EXPRESS




¿Sabes esos días en que no tienes ganas de cocinar pero no te apetece una ensalada?

Coges carne picada de ternera y haces pequeñas bolitas (no ponemos huevo ni nada, recuerda que no tenemos ganas de cocinar).



Las pones en una placa de horno -yo en mi cecofry- y añades un bote de tomate casero (receta salsa de tomate casera aquí) (receta de salsa de tomate mediterránea aquí) o una lata de tomate triturado al natural comprada en el súper (mira que no lleve azúcar en su composición).



Y ala, que se cocine, cuando esté hecho lo emplatas y si quieres, dices que llevas horas en la cocina ;-)



***

jueves, 13 de octubre de 2016

AVENA NOCTURNA (SALVADO DE) - OVERNIGHT OATS






Desde hace un tiempo estoy desayunando Avena nocturna hecha con salvado.

La preparación es facilísima, por cierto se llama así porque es un desayuno que se prepara por la noche y está listo para degustar a la mañana siguiente.

Solamente lleva yogur desnatado y dos cucharadas de salvado de avena, lo curioso es que cuando el salvado de avena reposa con el yogur, libera su gelatina y le da una consistencia cremosa y espesa al yogur que parece que te estés comiendo un yogur griego extra de nata, además sacia un montón y mantiene a raya el apetito.

¡Ojalá lo probéis!

Mirad que fácil:

Mezclamos dos yogures con dos cucharadas de salvado de avena (yo le añado edulcorante).




Una vez mezclado lo pasamos a un recipiente con tapa




Cerramos la tapa y a la nevera



Lo de la tapa es ideal porque así el yogur no coge los sabores ni los olores de los otros alimentos que tengáis en la nevera, además cuando lo sacas a la mañana siguiente puedes tal cual echarlo al bolso y comerlo en la oficina.

A lo que voy, cuando lo abráis se habrá obrado el milagro, tendréis un delicioso yogur cremoso con trocitos blanditos de salvado de avena.

Para decorar y acompañar le añado unas bayas de goyi que le aportan un toque crujiente y dulce; las bayas las podéis dejar reposar también durante toda la noche, pero yo prefiero que no se hidraten y le aporten el toque crunchi.

P.S No hace falta que lo dejéis toda la noche en la nevera, pero si un mínimo de tres horas para dar tiempo a que la avena actúe.


***

sábado, 8 de octubre de 2016

AROS DE PIMIENTOS RELLENOS DE CARNE

Os traigo una receta fácil, resultona y sin manchar, de esas que me gustan a mi.

Y es que estos Aros de pimientos rellenos de carne no tienen ninguna complicación, están muy buenos y son muy agradables a la vista.






Solo necesitamos un pimiento, carne de ternera picada y un huevo.



Hacemos rodajas con el pimiento y lo rellenamos con la carne de ternera salpimentada, a la que hemos añadido un huevo (también podéis poner unas gotas de tabasco).




Metemos las rodajas en el horno a 180º hasta que la carne esté hecha (unos 15 minutos), lo mejor es que no es necesario darles la vuelta.

Yo lo he cocinado en mi Cecofry durante 20 minutos y cuando lo he emplatado le he añadido unas hojas de orégano seco.

El resultado es estupendo: el huevo cuaja la carne y los jugos del pimiento la impregnan, queda realmente bueno,

Podéis comerlo frío o caliente, así que también es ideal para un día de picnic (eso sí, no aliñéis la ensalada hasta llegar al sitio).



Bon appétit.